Noticias
¿Que me pongo para esquiar en un dia de frío?
¿Que me pongo para esquiar en un dia de frío?
03/02/2012

No existe ninguna manera de ir perfectamente vestido cuando practicamos un deporte de invierno. O, todo lo contrario, hay muchas maneras de hacerlo. Los grandes cambios en tejidos y materiales que se han producido en los últimos diez años influyen en nuestra elección a la hora de vestirnos ante diversas situaciones térmicas. Es decir, no es lo mismo esquiar con un día de primavera que con una fuerte ventisca. Y ahí es donde nosotros debemos decidir en función de nuestro presupuesto y del equipamiento que hayamos ido acumulando con el paso de los años.

La ropa interior térmica ha revolucionado la vestimenta, y, sin lugar a dudas, se ha convertido en la prenda más importante en nuestro armario. Al contrario de lo que se suele pensar, es mucho más importante la ropa cuanto más cerca está de nuestro cuerpo. Sin embargo, no es nada raro ver en cualquier cafetería de estación a gente con chaquetas que superan los 500€ sobre camisetas de algodón.

La labor fundamental de la ropa térmica es secar nuestro cuerpo, ya que la humedad es la forma más rápida que tenemos de perder calor. Hablo de la pérdida de calor porque no existe prenda que nos lo de, sino que lo que hace realmente es aislarnos. El cuerpo humano tiene dos alarmas para no sufrir un paro cardiaco, bien por frío como por calor: si nuestra temperatura corporal baja excesivamente comenzamos a tiritar. Es la alarma que nos está enviando nuestro cuerpo con el mandato de que, o nos movemos o nos morimos. Y viceversa, si la temperatura corporal es excesiva el cuerpo empieza a sudar para provocar la bajada de temperatura (efecto botijo).

Así pues, además de ayudarnos a mantenernos secos, la aparición de las prendas térmicas hizo disminuir el peso de nuestra ropa, y no porque los materiales de hoy en día sean más ligeros, -que lo son-, sino porque nuestro nivel de aislamiento con respecto al exterior es muy superior.

La importancia de la primera capa

Por tanto, donde realmente es importante estar secos es cuando estamos en la silla, que es donde realmente nos quedamos congelados si no vamos suficientemente aislados. Esto creo que os dará una idea de lo importante que es la famosa primera capa, y como las posteriores son mucho más moldeables. Hay una gran cantidad de calidades dentro de la mayoría de los fabricantes que pueden complicar vuestra elección. Así, os encontrareis con fabricantes que dividen en tres categorías su gama en función de lo aeróbico que sea el ejercicio (cuanto más se sude más ligera será de cara a que seque primero y cuanto más gruesa más se acercaría a la función que se le suele dar a la segunda capa aislante). También encontrareis innumerables etiquetas que nos harán la prenda más antibacteriana, es decir, que no huela; más antiestática, que no de calambrazos al entrar al coche; etc. Son aspectos a tener en cuenta y de los que seguro que en la tienda os asesoraran.

Segunda capa: aislamiento a la carta

La segunda capa, o capa aislante, ofrece muchas posibilidades en función del calor corporal de cada persona y de la temperatura exterior. Por norma general las personas con menos grasa suelen necesitar más aislamiento y tendrán que recurrir a forros polares con mayor gramaje (100, 200, 300), e incluso pluma, tanto natural como sintética (primaloft ,etc). En general una buena camiseta térmica, un polar 100 y una tercera capa impermeable y transpirable suele ser lo más usual para una climatología que no supere los diez bajo cero.

En los tres últimos años se está imponiendo una prenda que no se puede catalogar exactamente como segunda capa, ya que también hace las veces de tercera capa o exterior: el softshell. Ya ampliamente conocido y utilizado, el softshell no es más que un paravientos (windstopper) cuyo tejido exterior tiene muy buenas cualidades con respecto a la lluvia. No es cien por cien impermeable, pero sí que aguanta bastante agua, y sobre todo es muy hidrófugo (repele el agua), con lo que, aunque te mojes, seca muy rápidamente. Como debajo también llevamos prendas hidrófugas nuestro cuerpo estará seco.

En el mercado hay gran cantidad de softshells muy distintos en cuanto a calidades, gramajes y precios. Básicamente, la mayoría de los fabricantes de gama alta suelen tener tres modelos. El primero y más conocido es el que tiene mayor gramaje (pesa más), y es el que realmente nos interesa para esquiar, ya que es totalmente estanco al aire. Su capacidad aislante es la mas alta. Luego encontramos un gramaje intermedio, que sigue siendo estanco al viento, pero su capacidad aislante es inferior. Este estaría más indicado para actividades mas aeróbicas (mas esfuerzo y por lo tanto mas sudor) tipo trekking, esquí de montaña etc. Finalmente, tenemos uno más ligero, no totalmente estanco al viento (entre un 60% a 80%) y que se usa principalmente en actividades de verano o muy aeróbicas, tipo carreras de montaña bicicleta etc.

Por si esto no fuera poco, tenemos una segunda catalogación en función de la marca de la membrana paravientos. Comienza con la mas cara, que suele ser la de GORE (fabricante de GORE-TEX) cuya denominación es WINDSTOPER. Le sigue la de MALDEN (la conoceréis por ser el fabricante de Polartec) y se denomina WINDBLOC. Y finalmente encontraréis las de los fabricantes que en muchos casos son tan caras como las de los fabricantes de membranas sobre todo sin son de gama alta. Desgraciadamente el precio suele decir mucho de la calidad del producto. (te refieres a fabricantes genericos???)

Prendas exteriores

También encontramos diferentes calidades en la tercera capa o prenda exterior. En primer lugar vamos a diferenciar dos tipos de chaquetas impermeables, las que son insuladas, es decir, las que tienen relleno térmico, y las que no lo son. Las primeras son las más clásicas y vienen utilizándose desde mucho antes de que aparecieran las membranas como Gore-Tex, por ejemplo. Cada vez están más en desuso, principalmente porque la mayoría nos vestimos mucho mejor interiormente y no necesitamos tanto aislante, con lo que la prenda exterior pasa a ser utilizada simplemente para evitar el viento y el agua. Dentro de estas existen tres tipos en función de su construcción.

Vamos a centrarnos en la diferenciación que hace el principal fabricante de las membranas, Gore-Tex, ya que esta temporada les ha cambiado el nombre y seguro que pronto comenzaremos a llamarlas por la nueva denominación.

En primer lugar tenemos el dos capas que ahora pasa a llamarse performance shell. Lo podréis diferenciar porque siempre lleva un forro que protege la membrana (las prendas insuladas con gore-tex siempre son dos capas), que puede ser de malla, con lo que veréis la membrana debajo, o tupidas como es el caso de las prendas insuladas. Se utilizan principalmente para actividades poco aeróbicas, como caminar por la calle o para personas que son muy frioleras y sedentarias. Es la prenda con más oscilaciones de precio, pero lo normal, si es de Gore-Tex es que no baje de los 200€ y no supere los 700€.

En segundo lugar está el que hasta ahora se conocía como tres capas, y que pasa a llamarse pro shell. Se trata de una prenda más técnica que se puede utilizar para todo tipo de actividades de montaña. Su precio es el más elevado, pero si le vamos a dar una vida dura a nuestra chaqueta es la mejor opción, ya que es, con mucha diferencia, la prenda más fuerte y además es muy ligera. La manera de diferenciarla es fácil: en su interior no hay forro, pero sí vemos que el tejido interior es muy duro (supera los diez mil tirones de velcro), y tampoco vemos la membrana. De ahí viene su antiguo nombre de tres capas, ya que tenemos el tejido exterior que suele ser nylon, ripstop o similar, la membrana (gore), y el tejido interior; todo ello laminado (pegado formando un solo tejido). Hoy en día su precio viene dado por la cantidad de cremalleras estancas que lleva, la elasticidad en determinadas zonas o su totalidad (la más cara). Su precio oscila entre los 300€ y los 500€.

Por último hablaremos del pack-lite. Es el más ligero y su apariencia es la de un chubasquero. Pero no nos engañemos, es una autentica prenda exterior impermeable y transpirable. Se usa para actividades muy aeróbicas pero, combinado con, por ejemplo, un softshell, esta llegando a ser una de las prendas más usadas para todo tipo de actividades, ya que su ligereza y compresión hace que puedas llevarlo en una pequeña mochila o incluso colgando de tu cintura, ya que tiende a poder meterse en uno de sus bolsos como los antiguos canguros, que los más veteranos recordaréis. Su precio oscila entre los 100 euros si la membrana es propia del fabricante, y los 250€ de las más caras.

Por tanto, si quieres ir bien equipado y no pasar frío lo más importante que debes saber es que un cuerpo húmedo pierde calor a velocidades alarmantes y que el mejor aislante que existe es el aire (dos paredes finas con aire en su interior son mucho más aislantes que una gruesa), si miras un forro polar al microscopio descubrirás la cantidad de moléculas de aire que contiene; que a más velocidad del viento, más baja será la sensación térmica y, por último, que la calidad en las prendas de Outdoor hay que pagarla.

Autor: José Luís Rendueles (Ludo Aventura / Helly Hansen Shop)

VOLKL
Newsletter
Recibe Información y Noticias de Procenter
Social Media
twitter you tube google plus
PROCENTER Baqueira Local 5C Edificio Multiusos, Urbanización Ruda Av. Perimetral s/n - 25598 | Baqueira-Beret (Lerida)
Tel. 973 645 979 | E-mail: info@procenterbaqueira.com